Discrepancia fiscal: qué es y cómo evitarla - Infoautónomos México

¿Qué es la discrepancia fiscal? ¿Cómo evitarla?

- Infoautónomos México

Qué es la discrepancia fiscal y cómo evitarla

La discrepancia fiscal se da cuando la cantidad de erogaciones (gastos) en un año son superiores a los ingresos percibidos y declarados por los contribuyentes. Así, el Servicio de Administración Tributaria, SAT, indica que las personas físicas, autónomos, serán objeto de procedimiento referentes a discrepancia fiscal al momento de detectar que sus gastos fiscales no correspondan con lo declarado o bien a lo que le hubiese correspondido declarar.

En este nuevo artículo del blog de Infoautónomos veremos qué es la discrepancia fiscal y cómo evitarla.

¿Qué es la discrepancia fiscal?

La discrepancia fiscal consiste en la diferencia que existe entre el monto de erogaciones y los ingresos declarados por una persona física. El SAT toma esto en cuenta como indicativo de que un contribuyente está pagando menos impuestos de los que le correspondería.

La autoridad fiscal cuenta con las herramientas necesarias para poder detectar si existe discrepancia fiscal, como viene dentro del artículo 91 de la Ley del Impuesto sobre la Renta:

“Las personas físicas podrán ser objeto del procedimiento de discrepancia fiscal cuando se compruebe que el monto de las erogaciones en un año de calendario sea superior a los ingresos declarados por el contribuyente, o bien a los que le hubiere correspondido declarar.”

Artículo 91. Discrepancia fiscal. Ley del Impuesto sobre la Renta.

Es decir, la autoridad fiscal podrá contrastar los ingresos declarados contra los gastos realizados y, si procede, determinar el monto de los ingresos que se han omitido.

¿Qué se considera erogaciones?

Las erogaciones son todos aquellos gastos, desde compras, depósitos en cuentas bancarias, en inversiones o en tarjetas de crédito.

Asimismo, estas erogaciones se presumirán ingresos cuando se trate de personas físicas que no están inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes, RFC, o, en el caso de estarlo, no hayan presentado las declaraciones a las que están obligadas; o, si aún presentándolas, hayan declarado ingresos inferiores a las erogaciones referidas.

Igualmente, no se tomarán en cuenta como erogaciones los depósitos que el contribuyente realice en cuentas que no sean propias cuando se pueda demostrar que dicho depósito se efectuó como pago por la adquisición de bienes o servicios, o como contraprestación para el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes. O bien para realizar inversiones financieras.

Tampoco se tomarán en consideración los traspasos entre cuentas del contribuyente o a cuentas de su cónyuge, de sus ascendientes o descendientes, en línea recta en primer grado.

¿Qué ocurre si se detecta una discrepancia fiscal?

Si en tu declaración anual de persona física indicas todos los ingresos obtenidos, incluso aquellos procedentes de herencias, préstamos, créditos o premios recibidos, probablemente no tendrás riesgo de discrepancia fiscal.

Pero si el SAT detecta que existe, el proceso que se seguirá es el siguiente:

  1. Se procederá a notificar al contribuyente la cantidad de erogaciones que se han detectado, así como la información que se empleó para obtenerlas, el medio y la discrepancia resultante.
  2. Tras la notificación, se contará con un plazo de 20 días para informar por escrito a la autoridad fiscal acerca de la procedencia de los recursos que se utilizaron para dichos gastos y se brindará, en los casos que aplique, las pruebas para poder acreditar que los recursos no constituyen ingresos gravados.
  3. Asimismo, la autoridad podrá solicitar, en una sola ocasión, documentación adicional, en cuanto a los términos indicados en el artículo 41 del Código Fiscal de la Federación, CFF, inciso a).
  4. En caso de que se acredite la discrepancia, se señalará como ingreso gravado y se procederá a formular la liquidación respectiva, considerándose como ingresos que han sido omitidos del monto de los gastos que no fueron declarados.
  5. Se procederá a aplicar la tarifa prevista en el artículo 152 de la LISR al resultado obtenido, además de acarrear una multa.

Pero, la multa no es el único problema que puede tener la discrepancia fiscal, ya que en ocasiones la autoridad fiscal puede acusar a la persona física de defraudación fiscal, un delito muy grave que puede tener de tres a nueve años de cárcel.

¿Cómo evitar la discrepancia fiscal?

Cómo podrás deducir, lo ideal para evitar problemas con el SAT y con ello la situación de discrepancia fiscal, es declarar todos los ingresos obtenidos.

Por ello es importante llevar la contabilidad de forma ordenada, al día y dentro de una herramienta que te posibilite registrar todos tus movimientos contables.

Algunos consejos para ello son:

  • Mantén un control de todas las entradas y salidas de la cuenta o cuentas bancarias.
  • Cuenta con toda la documentación comprobatorio de los ingresos y gastos, ya sea por medios digitales o físicos.
  • Está al día de las notificaciones que te envía la autoridad fiscal a través de tu buzón tributario.
  • Contempla las herramientas contables disponibles en el mercado que te ayuden a controlar los gastos e ingresos, además de almacenar los correspondientes comprobantes fiscales de estos.
  • Y recuerda contar con la ayuda de un experto, como fiscalistas o contadores, que te asesoren para poder llevar al corriente tu contabilidad.
This entry was posted in Infoautónomos. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.