Soft Skills, definición y ejemplos para emprender | Infoautónomos México

Desarrollo Profesional

Qué son las Soft Skills: ejemplos para emprendedores

p>En este artículo que traemos para ti vamos a analizar la diferencia que hay entre hard y soft skills (habilidades blandas) para emprendedores y por qué deberías invertir en el desarrollo de estas últimas.

Además, desarrollaremos las 6 más relevantes para emprender como son liderazgo, creatividad, persuasión, capacidad de colaboración, adaptabilidad y gestión del tiempo.

Ahora imagina que puedes elegir tomar una de las habilidades anteriores para mejorar tu negocio como emprendedor, ¿cuál elegirías? ¿Tendrías claro cual es esa o esas habilidades de oro que harán la diferencia en tu proyecto?

Aunque pueda parecer contradictorio, en un mundo cada vez más digitalizado las habilidades humanas son las más codiciadas y serán las que permitirán que tu negocio sobreviva y sobresalga entre la competencia.

El conocimiento técnico se puede enseñar o incluso automatizar, pero la capacidad de comunicación, de gestionar equipos, tiempo, de liderazgo, no son tan fáciles de adquirir y menos aún de replicar.

Esto se debe a que no hay máquina que pueda imitar las cualidades sociales, emocionales y comunicativas. Por ello en este artículo hablaremos de la importancia de las habilidades blandas o más conocidas como «soft skills».

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

¿Qué son las soft skills y las hard skills?

Vamos a iniciar por lo más sencillo. Las hard skills son habilidades técnicas o académicas reproducibles y medibles como por ejemplo saber usar un programa, hablar diferentes idiomas o conocer la teoría sobre cómo realizar un plan de marketing digital.

Por otro lado tenemos las soft skills que se pueden definir como aquellas aptitudes sociales, emocionales, de comportamiento y resolutivas que nos permiten desenvolvernos mejor y conseguir mejores resultados ante cualquier situación.

Para que nos hagamos una idea más clara, imagina que estás en una entrevista de trabajo y te hacen una de las preguntas típicas, cuáles son tus fortalezas. La respuesta a ello deberían ser tus principales soft skills.

Es decir, no deberíamos contestar algo como: «Mis habilidades son que sé hablar tres idiomas, sé usar la paquetería de Microsoft Office…». La respuesta «correcta» iría más por: «Soy una persona empática, buena comunicadora, flexible y adaptable, sé liderar equipos y siempre soy muy puntual…».

Más menos esa sería la idea. Se entiende, ¿no?

Así las soft skills o habilidades blandas son todas aquellas características que nos hacen destacar con respecto al resto, porque todo el mundo puede aprender a usar Microsoft Office (hard skills), pero no todo el mundo tiene la habilidad de comunicar de forma eficiente delante del cliente o no tienen la empatía para saber como actuar ante un cliente cabreado.

Ejemplos de Soft Skills para emprendedores

Hemos preparado una selección agrupando las numerosas soft skills existentes en 6 grupos de habilidades:

  • Liderazgo y gestión de equipos.
  • Creatividad e innovación.
  • Persuasión, negociación y ventas.
  • Capacidad de colaboración y trabajo en equipo.
  • Adaptabilidad y flexibilidad.
  • Productividad y gestión del tiempo.

1. Liderazgo, gestión de equipos y proyectos

El líder es aquella persona que tiene una visión y un proyecto claro, con capacidad para crear, motivar e ilusionar a un equipo para que le acompañe y ayude a lograr dicha visión y a dar forma a dicho proyecto.

Ser líder implica entusiasmar y conectar en positivo.

Pero también consiste en ser capaz de elegir adecuadamente a las personas para crear el equipo, así cómo gestionar el talento y conseguir que cada uno de los miembros del equipo nos brinde lo mejor de ellos.

Igualmente, un buen líder debe aprender a delegar y crear equipos de alto rendimiento donde cada uno de los colaboradores sepa perfectamente cómo debe actuar para conseguir el beneficio conjunto para el proyecto.

Y en entornos innovadores como internet tienen además especial importancia las habilidades para gestionar de manera ágil y conseguir equipos colaborativos (Agile management).

2. Creatividad e innovación

La creatividad consiste en la capacidad de crear nuevas ideas, conceptos y conexiones. La capacidad de visualizar, inventar y adelantarse. Normalmente la vinculamos con el mundo del arte, pero en el mundo del emprendimiento la creatividad es esencial.

Así la creatividad en el mundo de los negocios nos puede ayudar a tener enfoques novedosos y originales. El mecanismo básico de todas las ideas nuevas es el binomio necesidad/solución.

Y la creatividad nos sirve como instrumento para poder innovar, buscar las necesidades y crear las soluciones adecuadas, siendo un elemento muy poderoso.

3. Persuasión, negociación y ventas

La persuasión es un valioso instrumento de comunicación que nos permitirá convencer a nuestro receptor de que lo que le estamos proponiendo es lo que necesita. Es una habilidad que solemos usar a diario aunque no le prestemos atención.

Convences a tu hijo para que vaya a la cama a su hora, a tu pareja para que te acompañe a un evento o a tu jefe para que se enfoque un proyecto con tu punto de vista. Todos estos procesos parten de la negociación y la capacidad de convencer.

¿Imaginas cómo podrías vender tu producto si tuvieras el poder de la persuasión?

Es aquí donde entran en juego dos habilidades complementarias a la persuasión que son la capacidad de negociación, la cual se aplica a muchas de las relaciones que desarrollamos en el ámbito de los negocios: clientes, proveedores, trabajadores, socios, colaboradores, etc.

Y las habilidades comerciales y de ventas. Podemos aprender las técnicas de venta, pero dominar las habilidades comerciales es un punto más en el que a esas técnicas les sumamos el valor de la experiencia y la capacidad de empatizar, comunicar y persuadir.

4. Capacidad de colaboración y trabajo en equipo

¿Has escuchado hablar del síndrome de Superman? Parte de la base de que no te fías que nadie pueda hacer bien el trabajo y asumes tú toda la responsabilidad.

Es obvio que dicha actitud no es la más aconsejable, ya que llegará un momento donde será literalmente imposible que esto se mantenga.

Entre más crezca el negocio, su complejidad aumentará y la capacidad de crear sinergias, delegar y fomentar la participación del equipo van a ser claves para lograr el crecimiento del negocio.

Toma en cuenta que si quieres crear, no te quedará otra que aprender a delegar y a trabajar en equipo.

5. Adaptabilidad y flexibilidad

La adaptabilidad es la capacidad de adecuarse a cualquier situación que enfrentes, a ser resolutivo.

El mundo de los negocios y el emprendimiento cada vez avanza más rápido, por ello quedarse parado en una zona donde te sientes cómodo no es una opción. Y más en el mundo de los negocios digitales, donde el ritmo de cambio es mucho más intenso.

Necesitas ser una persona flexible y adaptable a los cambios de forma rápida, a las nuevas tecnologías y a las herramientas que te ayuden en tu trabajo. Así como adaptarte a trabajar con personas con ideas diferentes o gestionar tus planes con los enfoques actuales de la gestión ágil de proyectos.

Y también, para desarrollar la mentalidad de formación continua y reciclaje constante que exige el entorno profesional actual y futuro.

6. Productividad y gestión del tiempo

La gestión del tiempo es una de las habilidades que te van a ayudar en cada una de las situaciones que tengas ante ti, no solo en el mundo del emprendimiento o los negocios, sino en todos los aspectos. Aprender a usar de la mejor forma posible el tiempo es todo un arte y una de las bases de nuestra productividad.

Toma en cuenta que es lo más valioso que tenemos. Aprender a calcular bien el tiempo, distribuirlo y crear espacios de tiempo de calidad, son tres aspectos muy importantes y fundamentales.

Además, la productividad también implica que sepamos organizar bien nuestras tareas, lo que tiene mucha relación con hacer una buena gestión de proyectos y la aplicación de metodologías ágiles como Kanban o Scrum.

¿Por qué invertir en soft skills?

El equilibrio entre soft y hard skills te permitirá ser un profesional y emprendedor completo, así como lograr de forma exitosa las metas que te propongas. Hoy día, es más habitual tener títulos y conocimientos técnicos, además es más sencillo.

Por eso es fundamental dedicarle especial atención a las soft skills, que son las que acaban haciendo la diferencia.

Las soft skills son habilidades transversales que permiten crear unos cimientos entorno a los cuales vas a poder desarrollar mejor tu negocio, independientemente del sector en el que estés. Te ayudarán a mejorar tus habilidades sociales, la relación con tus proveedores y clientes, la gestión de los plazos, a vender tus ideas, a hacer frente a los imprevistos y en definitiva a crecer como profesional.

Infoautónomos