Cómo hacer el cuestionario: aspectos clave | Infoautónomos México

Estudio de mercado

Cómo hacer el cuestionario: aspectos clave

El cuestionario es una herramienta de investigación que se emplea en el proceso de encuestación o en la realización de las encuestas. La elaboración de este es clave para poder obtener toda la información que se desea.

En este artículo vamos a ver algunos aspectos claves para la elaboración de tu cuestionario para tus futuras encuestas.

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

Cómo hacer el cuestionario: aspectos clave

¿Qué es el cuestionario?

El cuestionario es un instrumento para recolectar datos con la finalidad de utilizarlos en una investigación o encuesta. Consiste en realizar una serie de preguntas así como dar una serie de instrucciones para que se complete correctamente, tanto para el encuestador como para el encuestado.

En primer lugar debemos tomar en cuenta el tipo de investigación que queremos realizar, para poder determinar si nos resulta útil aplicar un cuestionario. Por ejemplo, el cuestionario nos puede ayudar a obtener información necesaria si tenemos como objetivo crear un nuevo producto o servicio.

Extensión del cuestionario

Entre más largo sea el cuestionario, más complicado será que el entrevistado acceda a realizarlo y, sobre todo, que consigamos que mantenga la atención sobre el tema. Por eso, en la mayoría de las encuestas se suele recomendar que se empleen cuestionarios cortos, centrados en el análisis de un solo tema, con una extensión de unas diez preguntas, así como poner las más importantes al principio ya que será cuando más atención se preste.

Asimismo, debemos considerar el tiempo que el encuestado va a tardar de promedio en contestar las preguntas. En el caso de que la encuesta se haga por teléfono, se recomienda no sobrepasar los 5 minutos. Si es presencial, no te pases de los 15 minutos.

Describir la información que se necesita

Para poder realizar un cuestionario que nos sirva, debemos determinar con claridad el tipo de información que necesitaremos así como las personas a encuestar.

De estar forma podremos seleccionar mejor qué preguntas son necesarias y cuáles no, así como el estilo de redacción de las mismas. Una vez determinado el tema y el público objetivo del que queremos extraer la información, tendremos que indicar la finalidad, es decir, para qué necesitamos la información, así como unas áreas de contenido más específicas.

Orden y estructura del cuestionario

Es importante partir de un guion que nos sirva como base para poder construir una secuencia lógica. Por ejemplo, iniciar con una presentación que incite al entrevistado a contestar, explicándole en qué va a consistir la encuesta, así como informarle de las garantías de confidencialidad y anonimato.

Se recomienda enumerar las preguntas, además de evitar aquellas que son muy similares. Al inicio del cuestionario suelen ir las preguntas que son más sencillas y generales para enganchar, dejando aquellas preguntas que son más complejas y específicas en segundo lugar.

Además, durante todo el cuestionario se deberá mantener la coherencia en el orden de los temas abordados.

Lenguaje

Se recomienda que se emplee un lenguaje sencillo, directo y neutral, adaptándose a las características socioeconómicas de las personas a encuestar, evitando enunciados o posibles respuestas que puedan condicionar o confundir.

Preguntas filtro y preguntas control

Contar con preguntas filtro nos servirá para confirmar que las personas que están respondiendo a las preguntas pertenecen o no al público objetivo que se pretende analizar.

Las preguntas control tienen como finalidad comprobar la veracidad y coherencia de las respuestas. Para hacerlo se debe volver a preguntar lo mismo pero de otra manera.

Mantener la atención

Es conveniente usar diferentes tipos de preguntas para mantener la atención y que el cuestionario no se haga muy repetitivo.

Por ejemplo, en los cuestionarios en línea se pueden utilizar elementos que harán que el hecho de contestar sea más ameno, empleando barras de desplazamiento para respuestas con escalas o niveles.

El pretest

Otro aspecto clave que te puede ayudar en la elaboración de tu cuestionario, es que antes de lanzarlo de forma masiva, lo pruebes con unos pocos encuestados.

Con ello, el pretest, podrás detectar errores y preguntas que no sean claras, además de poder afinar la estructura, estilo y preguntas del cuestionario.

Tipos de preguntas en un cuestionario

En el cuestionario encontramos diferentes tipos de preguntas, como las cerradas y las abiertas o de respuesta libre.

Abiertas, de respuesta libre

Permiten obtener una mayor información y que el encuestado se exprese con una mayor libertad. A pesar de ello, dificultan y alargan mucho el proceso del análisis estadístico y, en ocasiones, podrían ofrecer resultados muy pobres en el caso de que no se conteste casi nada.

Esto último es algo relativamente habitual puesto que este tipo de preguntas exigen un mayor esfuerzo para el público objetivo que las contesta.

Asimismo, se emplean en aquellas investigaciones donde la muestra es más reducida y donde no se llega a conocer bien las posibles respuestas de los encuestados, por lo que se les quiere brindar una mayor libertad.

Por ejemplo: ¿Cuáles son para ti las características más determinantes a la hora de contratar un servicio informático?

Preguntas cerradas

En este caso, las diferentes alternativas de respuesta están previamente delimitadas y definidas. A pesar de que su preparación conlleve más tiempo, la ventaja es que el proceso de análisis estadístico es más rápido y efectivo.

Pero, debes tomar en cuenta que se limitan las respuestas, por lo que se corre el riesgo de dejar fuera algunas posibles respuestas importantes.

El llenado de ese tipo de cuestionarios suele ser más rápido y exige menos esfuerzo al encuestado, puesto que no tendrá que escribir o explicar lo que piensa, solo elegir o valorar las opciones de respuesta facilitadas.

Este tipo de preguntas se utilizan más en encuestas con más población y donde se conoce bien las posibles respuestas.

Por ejemplo: ¿Cuáles son para ti las características más determinantes a la hora de contratar un servicio informático?

  • El conocimiento personal.
  • La experiencia de la empresa o el profesionista.
  • Las referencias de otros clientes que haya tenido.
  • El precio.

Consejos para redactar las preguntas del cuestionario

  • Debes tener las ideas muy claras para así poder determinas las preguntas de forma correcta y cumplir el objetivo de la encuesta.
  • Contempla siempre el objetivo de la información a recabar, es decir, para qué se va a utilizar, sino no se plantearán preguntas adecuadas. Las cuestiones siempre tienen que ir enfocadas a conseguir la información para ayudarte a tomar las decisiones correctas.
  • No emplees un lenguaje muy técnico en la elaboración de las preguntas, sino más acorde a tu público objetivo.
  • Toma en cuenta que las preguntas cualitativas requerirán de un mayor esfuerzo por parte de los encuestados, ya que deberán tomar un mayor grado de esfuerzo y reflexión para contestarlas.
  • Además de las preguntas, las respuestas tienen un valor muy importante, por ello se debe revisar las opciones consideradas y determinar si están todas las necesarias. Siempre puedes incluir una opción llamada “otro” en tu lista, dando la opción de tener más libertad en esa en concreto.
  • Valora el tipo de medio que vas a emplear para difundir tu encuesta, ya que quizás ciertas preguntas no son adecuadas para hacerlas a través de un celular.
  • Además de testear tu encuesta entre un grupo reducido de personas, también deberás probarla en diferentes dispositivos para asegurarte que se visualizan correctamente y que los usuarios tendrán una buena experiencia desde cualquier medio.
Infoautónomos