Identidad corporativa: ¿Qué es y qué elementos la conforman? | Infoautónomos México

Plan de negocio

Identidad corporativa: ¿Qué es y qué elementos la conforman?

La identidad corporativa es la representación de una empresa u organización que se compone de diferentes elementos, tanto tangibles como intangibles. De esta dependerá la imagen o concepto que tu público objetivo tendrá de tu negocio, ya que mediante la identidad se transmite el mensaje del proyecto.

La identidad corporativa no se refiere al logotipo o tarjetas de presentación, en esta también se incluye la tipografía, los colores y papelería corporativa, elementos gráficos, auxiliares, página web, diseño interior y arquitectura corporativa.

Disponer de una identidad permite al negocio ciertos beneficios como:

  • Poder ser conocida y recordada.
  • Una mayor fuerza de marca.
  • Vincularla con aspectos positivos.
  • Poder diferenciarse de forma visual de la competencia.
  • Genera una mayor confianza y mejora la reputación.
  • Ayuda a mejorar el posicionamiento de marca en la mente de los consumidores.

Por ello su importancia, ya que de otra forma puede acabar pasando desapercibida por los potenciales clientes.

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

Identidad corporativa: ¿Qué es y qué elementos la conforman?

¿Qué es la identidad corporativa?

La identidad corporativa es el conjunto de características tangibles e intangibles, y elementos visuales y auditivos, mediante los que se identifica el negocio o empresa.

Esta tiene dos facetas, una interna que se conforma por los valores, metodología, visión, ideales, estrategias, etc., y otra externa que es el reflejo de esto a través de la identidad corporativa.

Es decir, todo lo anterior es lo que aporta la personalidad a la marca, lo que transmite los valores de nuestro negocio, lo que la hará diferenciarse de la competencia y que nuestros clientes nos recuerden.

¿Cuál es la importancia de la identidad corporativa?

La importancia de ella radica en que:

  • Mejora la imagen corporativa de la marca: esta se beneficia si nuestra identidad corporativa es buena. A pesar de que sea más bien subjetiva, los clientes potenciales reaccionan ante aquello que les trasmite la marca, lo que sienten, ven y escuchan. Por ello una identidad corporativa con un excelente diseño producirá unas reacciones agradables y la experiencia del cliente será mejor.
  • Contribuye a conseguir la lealtad de los clientes: con una identidad corporativa bien estructurada, coherente y que transmita unos buenos valores, beneficiará a que las relaciones con el cliente sean mejores, ya que se identificarán con ella. Con ello, se consolidará la relación y se alcanzará la fidelidad.
  • Diferenciación de la competencia: como hemos indicado antes, una identidad corporativa fuerte, bien diseñada y atractiva, con la cual se identifiquen los posibles clientes, hará que nos diferenciemos de la competencia y que estos nos recuerden más ante una posible decisión de compra.

Elementos de la identidad corporativa

Con la identidad debemos transmitir un mensaje, tanto a las personas que forman parte de nuestra empresa, como a los clientes presentes y futuros. Por ello es importante escoger bien tanto los elementos tangibles como los intangibles de esta.

Historia de tu marca

La definición de nuestro proyecto surge a través de una serie de vivencias. Identifícalas, aquellas que dieron lugar a las ideas y momentos que te llevaron a emprender.

La historia de tu empresa deberá ser una reflexión, no una creación, ya que así será más fácil que puedas transmitir y plasmar la armonía del proyecto.

Nombre

Uno de los elementos más importantes y clave de la identidad corporativa, ya que será el primer contacto con tu público objetivo.

Elegir un nombre de marca es complicado, un proceso creativo extenso que puede llegar a ser un gran desafío, sobre todo para poder llegar a representar o dar pista de los servicios que brindas o los productos que vendes.

Es contar la historia de tu proyecto a través de un nombre.

El nombre de marca suele venir acompañado de un eslogan. Si este es fuerte y se ha trabajado en la ideación de ambos, puede llegar a ser un elemento clave para que la marca acabe siendo muy conocida.

Mensaje

El mensaje se relaciona con la misión, visión y valores de la empresa y es un aspecto indispensable para poder dirigir las acciones de las distintas áreas, así como establecer hacia dónde y cómo enfocar el negocio.

El logotipo

El logotipo es uno de los elementos más importantes que conforman la identidad corporativa, representando visualmente los valores de la empresa, por ello a la hora de su creación se debe prestar una especial atención.

Es un elemento que perdurará en la mente de tus potenciales clientes, pudiendo ser más importante que el nombre, ya que tendemos a recordar mejor las imágenes que las palabras.

Los logotipos deben ser atractivos pero sencillos, siendo capaces de transmitir el mensaje, la personalidad y valores de tu proyecto, y que todo ello sea comprendido fácilmente por el receptor.

En este caso, la frase “menos es más” es la clave.

Igualmente, es recomendable crear el logotipo en diferentes versiones como fondo blanco, negro, en vertical, horizontal, etc.

Algunas preguntas que pueden ser útiles que te hagas a la hora de crear tu logotipo son:

  • ¿Mi negocio es serio o divertido? De acuerdo a ello los colores podrán ser más apagados o más llamativos.
  • ¿Es prestigioso? Si es algo exclusivo, quizás debas transmitir alto poder adquisitivo y elegancia.
  • ¿A quién me dirijo? Algo clave para hacerte una idea de cómo debe ser, dependiendo si el público es joven, infantil, o masculino o femenino.

Toma en cuenta que la primera impresión a veces es la más importante.

Paleta de colores

La elección de los colores que conformarán tu identidad visual corporativa es muy importante, ya que hacer la elección correcta de estos hará que se transmita el mensaje correcto a los posibles clientes.

Los colores se emplean para apelar a las emociones, así como expresar personalidad. Cada uno de ellos tiene significado, algo muy estudiado tanto desde la psicología como desde el marketing, y es importante dominar esa información acerca de su significa para seleccionar la paleta de colores.

Asimismo, tendremos que considerar cómo se combinan los colores seleccionados entre ellos y con el fondo.

La paleta de colores de tu identidad corporativa suele incluir una paleta primaria de dos a cuatro colores, y otra secundaria de entre ocho y doce colores.

También deberás saber que los colores no solo se emplean para crear el logotipo, sino también para todos los materiales del negocio como el diseño gráfico, en la creación de la página o tienda online, así como en el negocio físico.

El objetivo de todo esto es que el público objetivo de tu empresa consiga caracterizar la identidad visual de tu marca, asociándola a ella, no relacionándola con otra y acelerando así la diferenciación.

Tipografía

La tipografía es otro de los aspectos claves, sobre todo en la construcción de la identidad visual efectiva de tu marca. Debes tomar en cuenta lo que se quiere transmitir, también a la hora de elegir la tipografía.

Normalmente se selecciona solo una fuente, pero es conveniente revisar si es visualmente atractiva, clara y fácil de leer para poder emplearse en todos los medios, tanto impresos como digitales, así como con la paleta de colores.

Por ejemplo, para usos tradicionales se suele recomendar tipografías como Times New Roman o Book Antigua. Si se quiere transmitir alegría y popularidad o modernidad, suelen usarse otras como Helvética o Arial.

Piensa en marcas como Apple, a las cuales es fácil reconocer de inmediato debido al estilo tipográfico que emplean, que es distintivo y coherente con lo que quieren comunicar.

Voz y tono

La forma de comunicarse también es importante dentro de la identidad corporativa de una empresa. Tan importante es lo que se percibe visualmente como auditivamente.

Con la voz y tono se hace referencia a la forma en que la empresa “habla”, expresa sus mensajes, interactúa y se dirige a sus clientes y público. El tono de voz debe ser acorde a los valores del negocio, así como tomar en cuenta el tipo de relación que se quiere establecer con los clientes.

Elegir entre tratarlos de manera forma o informal, con un lenguaje más serio, técnico, íntimo o humorístico, etc.

Para el tono de voz debemos recordar que no es qué decimos, sino cómo lo decimos.

Papelería

Las tarjetas de visita o corporativas, los flyers, las carpetas, facturas, sobres, catálogos y folletos siguen siendo elementos de papelería que son aún bastante usados.

En nuestro manual de identidad corporativa tendrá que aparecer la guía de estilo que tendrán estos elementos de papelería corporativa, debiendo contemplar un estilo homogéneo y en la misma línea que todo lo anterior ideado.

Recuerda que siempre se comunica con todo lo que sale de la empresa.

Página web

Hoy día, debido al avance de la tecnología y la digitalización, crear una página web es una de las necesidades que tienen las empresas para estar y comunicarse con el público objetivo.

Además de cuidar su usabilidad y el contenido, el diseño de esta es clave para reflejar la identidad corporativa y transmitir los mensajes adecuados a nuestro buyer persona.

La página web es, después de la experiencia real, la segunda mejor experiencia de marca que suelen tener nuestros clientes, siendo en ocasiones más rápida y eficiente.

De hecho, los usuarios dan más confianza a las marcas que tienen presencia online, por lo que es una parte que debemos cuidar y apapachar mucho.

Usos audiovisuales y redes sociales

Otro elemento de la identidad corporativa que debemos tomar en cuenta, en la actual era digital, son las normas de uso de nuestro logotipo e imagen en los diferentes medios sociales, además del comportamiento de este en otros medios como fotografías y vídeos.

Infoautónomos